Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





3/1/17

No se encachimba

No guarda la ingenua ilusión de la vida como una banda transportadora de complacencias a granel. Está consciente del momento presente (que no es poco). Reserva desgastadas inteligencias del pesimismo para desenhebrar el tejido de falibilidad del otro y que la catástrofe es una bala perdida de Damócles. Y permuta ametrallamientos por una explicable compasión ante el dolor del que una vez fue recién nacido.
Queremos ser ese hombre, mientras tanto, musitamos exculpaciones por seguir guardando la ingenua ilusión de una banda transportadora de complacencias a granel.

26/7/16

I think this ain’t your month, Julio

Entonces, para distraerme iba a este centro de recreación, el Lanark Recreation Center en Canoga Park, Cal.
Generalmente iba solo en mi bicicleta, habían muchas canchas al aire libre y practicaba en solitario con mucha libertad. Con el tiempo, llegué a desarrollar ciertas destrezas en el manejo del balón, un buen día escucho los ¡whooa¡ de este niño rubio, quien al parecer estaba admirado por mi manejo del balón, quién hasta bajó de las gradas a preguntarme cómo hacía esas piruetas: Pues, las de pasar el balón por la cintura en un salto triple y encestar. No me lo tomé tan a pecho, pero no niego me insufló cierta noción de gloria. Tenía 15.
A la tarde siguiente, llegaron estos tres señores a jugar, los gringos gustaban de usar pantalones cortos, como cipotes acá. Pero eso y las panzas no borraban la estela de edades que sobrepasaban los 40.
Llegaron, saludaron, se presentaron,
-Hey, wanna play  with us.
-Sure
-I´m Tony,
-Nick
-Jonas
-You?
-My name is Julio.
(Luego, no tengo idea porqué agregué)
-Julio, like this month´s name.
Se miraron entre sí y se sonrieron cómplices, no fue un chiste inteligente. Hecho está.
Ellos necesitaban un cuarto miembro para jugar 2 a 2.  Tras una hora y media, nos dieron una apaleada de antología.
Exhausto, quedé tirado en el suelo, se me acercó Tony, me mira, puso sus manos en rodillas y tocándome el hombro me dijo.
“This ain’t your month, Julio?  Am I wrong?”
Hoy, toda mi familia está enferma de dengue o algo así, es desesperante no ser tan útil, pero confío que la enfermedad pasará y de alguna forma el mes de Julio. Acá, en Estelí, o Managua me pudre no encontrar canchas libres para jugar. Llevo casi un año sin encontrar trabajo formal. Los acreedores acechan Hay muchas cosas que me irritan y lucho en contra de de ellas, de todas las formas posibles.
Después de la máxima de Tony, sobre el mes, mi nombre y mi suerte. Estando aún tirado en el concreto, miré las estrellas que se filtraban tras las siluetas de los sicomoros.
Y me reí de mi mismo como nunca lo he hecho.
No sé mucho de estas cosas, pero sospecho que esta actitud hace las cosas más fáciles.

20/6/16

Cinco y le marco

Voici des fruits, des fleurs, des feuilles et des branches
Et puis voici mon coeur qui ne bat que pour vous.
Ne le déchirez pas avec vos deux mains blanches
Et qu’à vos yeux si beaux l’humble présent soit doux.

¿Qué es la obviedad, queridos poetas? A propósito de este su cielo azul tan intencionalmente registrado, que indefectible nos conduce a re-evocar las dos manos blancas de la musa de Verlaine en el “Green” (porque son blancas, pero no son una, ni tres). Talvez la poesía no se resiste al placer de lo que damos por sentado. En su raíz etimológica el adjetivo latino obvius significa que está enfrente, que sale al encuentro, a la mano o asequible. La poesía pone a tu encuentro lo que tenés a la vista que está tan claro que se hizo transparente, el otro valor agregado es que este recurso otorga un valor estético inigualable a un concepto tan elemental. Lo obvio, como construcción del lenguaje poético, no es la oposición a la metáfora, mis poetas, es el verbo dispuesto en supina flagrancia ante la tentación del olvido. ¿Es posible escuchar “el cielo azul” sin que haya un asomo de intención poética en alguna de las capas que conforma la certidumbre cognitiva? Cinco y le marco.



;

Caminando un par de años ya, cabanga a tuto, allá por el Barceló confieso que, como el joven que dejó una mancha de amor sobre la Afrodita de Cnido, sentí un singular placer erótico al contemplar toda Managua bañarse de ocaso. Eran las cinco. Empecé luego a ejercitar ciertas abstinencias, desescribir todo. En Abril escuché esta cigarra que fragmentaba enlucidos y revivió ladridos de Kalashnikovs. Talvez, mi superpoder en desarrollo sería hacer un guiño cómplice al aire después del hiato.


19/6/16

Wo bin ich?

Heute, mein Himmel ist HellGrau bemalten
Ich bin gerade ausgemacht und ich habe keine ahnung
Wenn es morgens oder nachmittag
Aber heute ist ein wunderbarer Tag, ich bin sicher,
Tage wie diese, ich bin schon lange erwartet
Wenn der zeit anhalten, und diemenschenenge ausblenden
Aus Gründen verstehe ich nicht,
Wo bin ich? hast Du mich gefragt?
Ich bin in Wassertropfen  atomisieren
In eine namenlosen Straße, ohne Straßenbahnen
Ich bin ein land das ist Nord- und auch Süd
Wenn es ist windish und regnerisch
Wie heiße ich? Du solltest fragen
Ich heiße Nichts


26/10/15

18 frases que podría citarte en una carta de amor [o un epitafio]

(En memoria de Michael Hutchence, quien también amaba a sus hijas en exceso)

1- La primera vez que lo hicimos, empieza un fin.
2- Siempre quise a mis hijas, antes las escuché en tu voz.
3- Sabé que he envidiado el viento, el mismo que besa tus pechos.
4- Después de los 16, de ahí, realmente nunca supe más de mí.
5- Soy. No hay mucho. Lo dí sin parpadear, sabemos que sucedió.
6- No grité mis sentires, implosionaron cual Granada en puño.
7- Talvez lo nuestro fué una cosa más mía.
8- La nada más grande siempre estuvo a un paso.
9- Sospecho que tantos malos poemas míos fueron causa y efecto.
10- No negaré, siempre he temido a la sombra del ocaso.
11- Perdóname, tengo asuntos pendientes conmigo, sobre vos.
12- Pueda que veamos la misma luna hoy, talvez la mía más rojiza.
13- No puedo olfatear lo que queda, si bien recordé el perfume de tu frente.
14- Razones por las que un “Te amo”, llegó a rimar con “Te temo”
15- ¿Aún tocan los mariachis en Bello horizonte?
16- Talvez flirtear desde el otro lado del sueño.
17- Amor; no es como las películas de amor. ¿Verdad?
18- Estoy tranquilo, de veras lo estoy. (No lo sé)


12/8/15

Mañana con ocaso

Llegamos al centro de salud temprano, ella entró a la espera primero, a mí me da tema el olor a medicinas y compartir alientos de otros en un espacio reducido, luego tomé asiento. Habían varios octogenarios de semblantes marchitos, y ligeras expectoraciones, lo cual no negaré me deprimió en cierta forma. Me llamó la atención una pareja de ancianos quienes hablaban de una especie de club de hipertensos del que son parte. Entraron a consulta. Aproveché el tiempo de cinco pacientes faltantes para disculparme con ella por lo incomprensivo que he sido con su reciente padecer. Le dije que en realidad estaba nervioso por su salud, no por la posibilidad de perderla desde un podio de ego, meaculpas, o de no hacer frente al mundo si sucediera un eventualidad, sino por su bienestar. Le dije que realmente me interesan sus ojos verdes y nuestro proyecto juntos. Que esta vaina no es fácil para ninguno pero las niñas lo iluminan todo. Ella, lejos de reprocharme, también deshilvanó temores y anhelos que yo desconocía. En silencio y asiéndonos las manos, miramos los afiches de los virus producidos por mosquitos y murales con fechas de vacunación caducas.

Del brazo salió la pareja de mayores de la consulta, con voz dulce, la señora nos avisa que ya es nuestro turno y advierte que entremos juntos al consultorio, que siendo pareja debemos acompañarnos uno al otro. Se me hizo un bolo de metal en la garganta. Hacía tiempo me decantaba por abandonar antiguos idearios de babosas taumaturgias, pero confieso que mientras ellos se desvanecían le tomé el brazo a Ileana, con fuerza tal como para reconstruir el mapa de nuestro pretérito y el trémulo reflejo de senectud en esa pareja.

El mundo gira a una velocidad orbital de 30 kms por segundo, cuentas que se apilan, aún faltan más exámenes clínicos. Las niñas duermen, ella por efectos secundarios del tratamiento. Y no es que hoy la quiera más, es que me percato que somos… que siempre, que siempre lo hemos sido.

10/7/15

Does this darkness have a name?

I´m not here

Play

I had been training for sixteen years
By beating myself up
I´m a man
Now
No one calls me survivor
No one knows how to call me
I don´t know what to call myself
I´m a man
...
Teach me to forgive mama
Give me a name again


Juego de policías

Es fácil odiarlos, Elena
Porque esta legión de ciudadanos de impecables uniformes, pero muy dispuestos a empañarse de la sangre del que opine diferente. Y cuando cambian su atuendo a negro s.s. nos recuerdan sus orígenes de infamia. Cual troyanos se mimetizan con el pueblo que disiente, especialmente con los más débiles, a quienes sin consideración vuelan palo, patada y culata y sangran la rabia. Siguen siendo verdugos baratos, instrumento de daño al humano, juran que ser como ellos es en la ciudad un haber subido en escalón en la cadena alimenticia de esta urbe, pero sin sus armas y recursos legales no pasan de bravucones al acecho.
Porque sus pares asesinaron a Jara y Lorca llenándole las entrañas de plomo, es fácil odiarlos, porque no creo que guarden remordimiento al llegar a sus casas esta noche habiendo hecho mofa en la estación del par dientes que le sacaron a un incauto. Que se escudan bajo láminas de policarbonato y en el cumplimiento de órdenes superiores, pero como les rebalsa el placer del crujir de las costillas, Abyectos, sicarios, canallas. Cual sea su jefe de turno, nunca los querremos, sino hasta que respeten la humanidad del otro.


22/6/15

Feliz Día

Me cuesta traspasar este bocado por la boca.
Me escondo de las personas alrededor mío.
No soporto esta cabanga que sin avisar me visita
Carraspeo la garganta con frecuencia
Como para quitarme este metal de la garganta.
Quiero refugiarme en el suelo
Me resisto a moverme
Tengo un pánico que me lleva la gran puta.
No quiero que me sorprendan llorando
Nada tiene sentido
Náusea

Diseño unas etiquetas de encargo en azul y amarillo
Dicen en fuente "impact" un logo que reza
Feliz día.


21/6/15

Azimuth

Lost in traslación

Paré el taxi, el pasajero rubio, visiblemente asustado pone su mano en el asiento que estoy supuesto a tomar mientras balbucea ininteligible al taxista. Le dije en tono agrio y jocoso "Don't worry fellow, I won't kill you" el quitó su mano y le dije en mi pobre inglés cómo podía pedir transporte expreso en una próxima vez. Le comenté de los grupos de expats en redes sociales, él se dirige a su compañera y susurra en alemán. Aposté a decir "entschuldigen Sie für Ich glauben dass Sie werden nordamerikanischen" para intentar pedír disculpas en incipiente alemán por cometer un común error de estereotipado. Llegamos a galerías, ellos se disculparon y despidieron en incipiente español. Puede haberse perdido algo en la traducción, pero el lenguaje del pánico a ser asaltado nos hace comunes. Es otro día en Managua.

Muertos de hambre

Al hombre común tampoco le es completamente ajeno el estigma, sin embargo, el terror a sufrir le evita la decepción que conlleva el riesgo. El artista está indefectiblemente orientado a estrellarse en el farallón del desengaño y suele transmutar a otro cuerpos,con la sospecha de encallar nuevamente. No es difícil advertir, que en el devenir de tal peregrinaje, muchos adolezcan de una trágica incapacidad para vivir. Desde tiempos inmemoriales son supervivientes de la condena de exclusión y desarraigo en una sociedad dominada por la vacuidad del prejuicio.


18/6/15

El espíritu de la colmena

Recién he descubierto esta película llamada “El espíritu dela colmena” de Victor Erice filmada en 1977. En mi experiencia, una especie de mirada a través del ámbar, de la espesura de la morbidez infantil y que aborda con singular suspicacia la posibilidad de apreciar la muerte en un sentido plástico. Ana se ha impresionado al ver la película Frankenstein, alterando su perspectiva del temor sin perder sesgos de aparente ingenuidad que la habitan y capturan al espectador a lo largo del filme. El fragmento retrata el fugaz extravío de Ana, en una argamasa de sensaciones que oscilan entre ingenuidad y lobreguez; con su cuerpecito la niña reta un tren en marcha.
Ana juega a desdibujar la delgada línea que separa la lucidez de la infancia de lo que indefectiblemente desaparecerá al crecer.

30/4/15

Reizauslösung


Intentos de ruborizar la piel más allá de la vacuidad de malogradas metáforas, inflamar tus vasos sanguíneos tras la epidermis, infligir hiperalgesias, exponer la trémula fibra de la fragilidad y la ira, la ira, la ira que displicente se desangra desde el núcleo, a ambos lados de la arena. Una treta de la perspectiva donde el otro parece estar haciéndolo mejor, porque no puede ver sus propios resquicios y es incapaz de asegurar el equilibrio, sino acuñándose sobre lo maleable. Cuántas otras manos te acariciaron a 20 metros por segundo para aclararte súbitamente que seguís siendo un proyecto inconcluso. El sepia de los párpados cobija inútil lo impasible, mientras saboreas la sangre en la lengua, te preguntas cuánto tiempo desperdiciaste construyendo la efigie del eros sobre un palacete de naipes. Tan sólo hace diez minutos la vulnerabilidad estaba a buen resguardo en el nicho de la intimidad, es una ficción de diario. La fricción de los átomos a la velocidad del desvanecimiento revelan un compendio de fragilidad mutua. Ironía es, que estos hallazgos nos mantuviesen de pie.

16/4/15

A9qeGRArb wFIrtgq-ñeerbA

Desdr2e hace poco me desccubro tecleaando textos que son ininteligibles, literalmente ininteli3dgibles conforme los constituyentes sintácticos de lo que estimo conocer como mi lengua materna; combi nan textos, espacio5 y uno que otro números fuera de mi voluntad, por lo que frecuentemente recurro la tecla de retroceso. En consecuencia, borro más de lo que escribo, repudio la posib23bilidad de encriptaciones provenientess del subconcsciente, perro intento descubrir las razones de tal anomalía.

En primera instancia culpo al teclado y mi deteriorada visión. Recién guardo sospechas de un amargo nudo que displicente se eterniza del hipotálahmo a las yyemas de los ded2os.

1/4/15

Enjoy the silence



El videoclip del grupo Depeche Mode del original de "Enjoy the Silence" fue realizado en los noventa por Anton Corbijn, hace alusión al personaje de “El principito”, un libro con un evidente matiz filosófico, narrado por otro buscador de silencios sometido a un viaje interior. En este video de menos de cinco minutos, el vocalista Dave Gahan actúa cual rey caminando por el paisaje de las tierras altas escocesas, la costa de Portugal y los Alpes suizos, en su recorrido carga una tumbona en la que se sienta en ocasiones, intermitentes destellos de una rosa y sesiones de claroscuros aparecen sutiles a lo largo del video. Gahan representa un ideal atemporal para cualquier mortal: Un hombre busca un lugar soberano para sentarse tranquilo. Solo, consigo mismo.
La letra que paradójicamente rinde tributo al silencio, un principio de estudio académico de la música enseña que el intervalo entre nota y nota construye una armonía; Los vacíos entre notas son el silencio, esta diatriba esboza un sentido poético y lírico en la pieza. Patentado en el estribillo que cita: "Todo lo que siempre he querido y necesitado está aquí, en mis manos, las palabras son innecesarias, sólo pueden hacer daño".
La música nos ayuda a entender lo que es el silencio, flirtea hábilmente con pausas y afonías para distinguir otros períodos de sonido. El silencio es el canvas auditivo que alberga dinámicas, melodías, ritmos que tienen un mayor impacto. Hay una famosa historia sobre John Cage, un músico experimental muy interesado en silencio, que un día entró en una cámara insonorizada en Harvard diseñada con la mejor tecnología disponible en ese momento. Cuando en el interior, Cage se percata de dos casi inaudibles sonidos: Uno de tono bajo, otro alto. Intuyó que el sonido alto era su sistema nervioso y que el sonido bajo no era ni más ni menos su sangre en circulación. Lo que demuestra que la búsqueda de un silencio con tal alevosía en una cámara insonorizada podría paradójicamente lograrse un silencio absoluto  en la ausencia de vida. Es una música melódica como "Enjoy the silence" que nos recuerda que el silencio tiene realmente mucho que ver con un mundo de sonidos, que palpar en el pecho y descubrir la lerda batahola de las válvulas cardíacas es indefectible equivalente de estar vivos.
Entonces, disfrutar el silencio es un grito vigente, sigue existiendo una tendencia generalizada hoy en día que nos lleva a buscar las abstracción, una vida más consciente, con algún nivel de significado. En su edición del 3 de Febrero del 2014, la revista Time dedicó una de sus portadas a lo que ellos llamaron como la "Revolución consciente" referido a la búsqueda de paz en una mundo altamente dependiente de los medios digitales. Se me ocurre también que la mayor parte del lenguaje actual es escrita de manera que obliga a registrar mensajes que sufren obsolescencia inmediata y requieren diluirse, este es un valor que el lenguaje oral aún contiene. La memoria a corto plazo en este lenguaje sería entonces otra forma de silencio, como valor en decadencia.
Algunas canciones te siguen toda tu vida, a veces el ruido del desvivir las engaveta en el hipotálamo. Hace poco "Enjoy the Silence" me hizo autoplay al oído medio, como un espejismo o un himno olvidado. Redescubrir un ideal con años más a cuestas y ver que está intacto es una suerte de fenómeno mágico, Depeche Mode alcanzó una cúspide musical y lírica sin tiempo: Fueron directos, minimalistas, pero muy profundos y significativos. Abrían los noventas pero cerraban simbólicamente una magnífica era de música imperecedera. Aunque tuvo tiene todos los clichés y valores predeterminados de la estética visual de una incipiente renacimiento de MTV, como los miembros de la banda posando en claroscuros, el uso de la imagen granulada VHS, las imágenes intermitentes atacando retinas, el logotipo de rosa e imágenes subliminales, este imaginario de un rey solitario, exhausto, y extraviado en búsqueda de un palacete de naipes de silencio, ilustra una sensación de apertura de un mundo a los pies de uno sin necesidad de súbditos, una búsqueda infinita.
Más palabras, sólo hacen daño.

20/3/15

Carta a mi yo futuro

Estimado yo del futuro,
Te he dicho esto antes y te lo repito hoy, siempre he albergado muchas esperanzas que te convirtieras en la persona que soñaste alguna vez. De corazón deseo que hayas cumplido tus metas. ¿Has cambiado mucho? ¿Has cambiado otras vidas para bien? ¿Hiciste algo por tu patria o ya no crees en ella por causa de sus dirigentes? Espero hayas ignorado las lenguas de quienes perjuraron que no tenías futuro. De plano, me emociona escribirte, deseo que seas mejor de lo que soy ahora, pero no puedo saberlo.
¿Crees en Dios aún? ¿Aprendiste a mejorar tu escritura? ¿Aún amas tu idioma? ¿Y la poesía? Recuerdo cuanta ilusión te hacía hacer versos, y al contrario de los de tu edad y a pesar de tu introversión no te apenaba declamar. Creías en la poesía, estabas convencido que superaba el lenguaje y códigos del idioma, un estallar de la conciencia en la bidimensión de una servilleta, compendio de la más profunda desesperación humana. Aún en ese tiempo, la gente entendía la poesía como algo aburrido, para vos era, y por mucho, el medio más natural de retratar la intuición pura del tiempo. Jamás hubo algo tan bello como inútil.
Espero te hayas convertido en alguien mejor de lo que fui, que tu voz haya hecho eco en más de un alma, que llenaras de luz tu trayecto y el de otros, que ilusión me hace pensar en vos, en que ya no guardas pensamientos oscuros de desaparición; ese maldito apocamiento que inexplicablemente te invadió desde la niñez. Cuando leas esta carta, yo realmente espero estés en un lugar mejor, que hayas cumplido tus objetivos, que hayas tenido muchas reuniones ejecutivas con vos mismo, que te dieras crédito, que también tiraras una cana al aire. Espero que aún me recuerdes y que les cuentes de mí y de vos, tan grande y magnánimo te imagino, como te imaginó mi (nuestro)padre al ponerte ese nombre. Y sin embargo, sé que aún guardas esa modestia y compasión genuina con todo el que te rodea. No sé si me equivoco.
¿Te convertistes en médico? ¿Aún apartas la mirada tímidamente de las chicas que te han gustado? Espero que hayas encontrado una buena compañía, siempre creías que no merecías a alguien, que no eras lo suficientemente interesante para atraer a alguna chavala. Espero que tu voz inunde charlas en un salón académico y más que rozarte con intelectuales, seas uno de ellos. Pero no de los arrogantes,más bien, uno que desde temprano valoró a la especie humana infinitamente. En especial a las más desprotegidas. ¿Cómo está nuestra madre? ¿Es cierto eso de que en el corazón no envejecen? Disculpame si estas letras lucen cursis en tu tiempo y por atiborrarte de preguntas.
Espero que nuestros sueños hoy se hayan convertido en realidad cuando leas esto, que el oprobio causado por las burlas de los bullies en la escuela por ser un tipo de tanta estatura como sensibilidad hayan quedado enterrados en un capítulo borroso de tu vida, que sirviera sólo para dar fuerzas a los que en tu tiempo padecen de la necedad de otros. Por que estoy seguro que también hay abyección donde estás, pero no te sumas a ella. Tampoco sigues sufriendo por la inusitada muerte del perro que te amó, el pequinés, el negro... ¿Verdad?
¿Al fín apareció el libro extraviado de “Platero y yo”? Tenías inquietudes con el deporte, le dabas la vuelta a la ciudad y sincronizabas el ritmo de tu respiración al compás dela rola "The eye of the Tiger" mientras mientras se desvanecían las voces que gritaban vago o loco. Te gustaba horrores las escenas olímpicas en el vídeo “Jump” de las Pointer Sisters, imagino cuidas mucho tu salud, te gustaba el latín y la frase “Mens Sana in Corpore sano” era de tus predilectas. ¿Envejecieron Lou Ferrigno y Bill Bixby? ¿Nos capeamos del acné, broder? ¿Te siguen dando terror las alturas y las inyecciones? ¿Aprendiste a hablar inglés fluidamente? ¿Siguen publicando la revista Sputnik? Nunca pensaste en el dinero como un objetivo pero espero que no pases las dificultades que hoy pasamos.
Espero que seas feliz, de veras. Ojalá que en tu tiempo este deseo no sea u cliché. Fuiste muy dado a gustar delos días grises de niño, gastaste mucho tiempo en ello. La guerra pasó, tu vida es tu vida y no la de otros, entendíamos. Estoy seguro eso es historia, sos un tipo rebosante de vitalidad y sabiduría. Seguro ya no te silba grosero e impertinente el tinnitus al oído medio. Seguro impregnas de ese gran espíritu a los que te rodean. Seguramente.
Espero hayas encontrado tu verdad frente al hombre del espejo,ver hacia atrás y sonreír, porque con todo y la adversidad has recorrido tu camino sobre la base de ciertos principios que no son complejos y mucho se basan en el respeto al honor, la familia y el prójimo. Solo nosotros sabemos que un día te cayó un rayo y viviste para contarlo (aunque nadie te creyera), por accidente te quemaste el 40% del cuerpo con agua caliente, imagino que de esa estela en forma de América del sur en tu abdomen nada queda ya. Fue a nuestro gemelo Marcos a quien le tocó la letal dosis de Penicilina primero. Hoy que lo pienso, te admiro, has pasado una que otra vaina y seguías desarmando licuadoras y planchas impunemente, el viejo disfrutaba eso. Lo que me hace volver a que en nuestro tiempo querías ser astronauta como Armstrong o Gagarin, nos dolió perder a Christa Mcauliffe. ¿Aún te gusta "Still Loving You" de Escorpions?

¿Escribes de mí con cariño y esperanza, como yo lo hago de vos?

Hoy es 20 de Marzo de 1987, mañana cumple 66 años papá y esta carta será antigua, en algunas partes del mundo inicia la primavera, aquí no tenemos tantas estaciones. Alguna vez creímos ser matrioskas que se replican a uno mismo en el tiempo de alguna manera coexisten como una semilla que germina inversa. Si estoy aún aquí dentro cuando me leas, espero te hayas reconciliado conmigo, recordá que alguna vez tuviste 14 años, y que siempre quise que fueras feliz, o que al menos murieras en el intento.

Atentamente

Tu yo del pasado



18/1/15

Algunas miradas (Deutsch)


Ich weiß nicht warum einige Blicke
Sie sind so mächtig,
es dauert weniger als zweite
um das Herz zu komprimieren
fast zu pulverisieren


Weniger als einer Sekunde
Vielleicht weniger

 Julio

 

22/12/14

30/9/14

La laguna

Ese poeta, cual plagada tarde de intenciones, buscaba con furtivo afán una brecha en los muros de la laguna, podía verse a sí mismo soberbio en su corolla, volando a 80kmph... como para devolverle la cogida a la ciudad por el mero hoyo de Tiscapa.
Pero la ciudad cerró las piernas, no aparecieron huecos recién decubiertos en sus muros.

Conformáse el poeta con sumergirse [con todo y corolla] en la enjundia del cérvix de la anhedonia.


15/9/14

No sé si ella hablaba de mí

Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario. Tengo severas sospechas que se ha roto, cuando menos, un reflejo.


Cindy

El hambre prolongada deja un amargo en el medio de la garganta, similar a la sensación de esquirlas en la tráquea que secuela una sesión de profundo sollozo. Caminan cabizbajos talvez por pena moral, talvez por la ilusión de encontrar algún valor en el suelo. Noche, hay quienes hurgan la basura, otros tres millones nos hurgamos la entrepierna y la jungla de Mierda igual duerme.

Yo conocí a Cindy, en las afueras de un “On the run” con unos profundos ojos rojos y una voz gutural, profunda hasta dolerte los dientes, hedía horrores.

Sentí una enorme compasión por ella, pero no pude hacer más que coleccionar su imagen, su aroma y la indeleble impresión de sus ojos rojos en mi memoria.

Verba volant, vox manent.

Era finalmente su obra maestra, su propio epitafio auditivo. Con magnífica voz, hablando de su otrora nombre en tercera persona, un monumento sonoro a 90 decibelios que inunda el espacio sonoro de esta tarde. Hoy, un Domingo cundido de cuervos y olvido, la voz trasciende sobre lo inevitable. 

Nadie, en este desolado día podía anunciar la muerte con tal gracia, nadie tenía el don de dejar en vilo a media ciudad, esta vez no invocaría el nombre del difunto hasta ya muy avanzada la pieza de fondo de una sombría pieza fúnebre. Por más de un motivo, las ondas del sonido son más lentas que la propia luz.

 Hoy, en un mundo que a gritos pide imágenes para recuperar el creer, en un mundo que ya no escucha, que como autómata replica actos insulsos, en un mundo donde el honor es un concepto relativo. Pienso en Oscar, en nuestros pobres registros de la memoria de lo que nos inculcaron, donde por necios nos damos de bruces.

El féretro contendrá lo mortal, pero su voz, pregonando su propia muerte, sigue ahí en algún lugar de la memoria, como un epitafio sonoro permanente que nos recuerda nuestra igualdad ante el inevitable encuentro con el parpadeo eterno.

Verba volant, vox manent. “Las palabras vuelan, la voz permanece”

Dedicado a Oscar René Rodríguez Moreno. Estelí 20/04/2014

Iván Olivares

Ivan Olivares, reingresó a la universidad más o menos a la altura de nuestro tercer año en 1994. Como a muchos que reingresan, son juzgados injustamente por los bobalicones que no entienden las circunstancias de las personas. Pero en definitiva, a nuestro grupo de amigos Iván cayó muy en gracia. Si bien su paso por la universidad en ese entonces fue un tanto fugaz, al menos en mí dejó huella. Y es que yo notaba que al final de las clases él se quedaba haciendo la tarea recién orientada por el maestro, con mucho afán… sin duda. Se tomaba su tiempo, sin moverse de su mesa, aunque se superpusiera otra clase que no le tocaba. El tipo, no solo era jovial y buena nota, tomaba el trabajo con mucha energía, sin bulla, con mucha energía.
Un día, después de clases me animé a acompañarle a hacer un trabajo y le dije que envidiaba su tesón por hacer el trabajo temprano. Él me replicó que no tenía gran mérito lo que hacía porque su esfuerzo era más debido a las presiones de su trabajo que le obligaban a emplear el tiempo lo mejor posible. Él trabajaba en un periódico, no sé si La Prensa o algo. Pero le tocaba trabajar de noche y para él era un plus esfuerzo físico, económico y familiar el relanzarse a estudiar. Habiéndome dicho esto, empecé a comparar su ejemplo, con las realidades del chavalo apoyado por los papás y desperdiciando el tiempo en pláticas banales en la raíz del árbol frente a la facultad, y toreando la oportunidad de otro inane desvelo de diseño. Sin saberlo este señor se convirtió en un ejemplo para mí. Y traté de tomar con más seriedad los trabajos.
Pasamos buenos ratos con Ivan. Un buen día, después de estar haciendo un trabajo de grupo, bebimos licor con otros amigos hasta ponernos hasta el tuétano de ebrios. La pasamos pijudito, como se debe de pasar entre amigos, que nos conocíamos de hace poco, que nos llevaba diferencia de 10 o 15 años pero nos estimábamos como hermanos putativos. De madrugada frente a una gasolinera antes de ir a casa, se nos ocurrió hacer un recordatorio de los buenos momentos de esa noche e hicimos una suerte de acta de asistencia y le llamamos “lista de borrachos” pusimos nombre y firma en una hoja de cuaderno.
No tengo idea quien se quedó con la hoja, pero el evento siempre es un chiste vigente para los que estuvimos ahí. Un buen día Iván me confesó que iba a dejar la universidad nuevamente, en parte me dijo que las presiones de trabajo eran fuertes, y por otro lado condenaba la falta de sentido crítico de una profesor de turno que por salir del paso daba buenas notas dejando atrás una estela de duda en la calidad de su clase. Yo sentí que exageraba, pero entendí sus razones.
Ya luego que se fué, hacía falta ver al señor de barba. Me había hecho costumbre de automotivarme a hacer mi trabajo, recordando a este señor haciendo los trabajos, como si le estorbaran, lo más pronto posible, porque el tiempo le era muy precario, porque había más vida después de la facultad.
Recuerdo a los que salimos “vivos” de la faena de cinco años en la UNI, pero también recuerdo a los que no, y muchos de sus motivos. El destino llegó a cruzar caminos, con gente necia y gente digna de ejemplo, y vivimos hoy en un mismo barco y ambos actores fueron importantes para forjarse una visión parcial de mundo.
Veinte años ya, y hasta hoy supe de Iván de manera tan infortunada, entiendo nuevamente que después de la etapa en la facultad siguió su lucha contra el tiempo. Me hubiera gustado verlo antes y al menos haber sido recíproco en tanto gesto noble en su breve estadía con nosotros, pero a veces estamos muy ocupados construyendo la efigie de un yo efímero que cada día cuesta más reconocer.

Dice un poeta que lo más difícil de la vida es la muerte del otro y después de extenderme tan innecesariamente en mi reflexión, en realidad, sinceramente, yo sólo quería decir, que por aún vigentes razones, lo guardo en mi lista y que siento mucho saber que falleció Iván.

 Managua, 13 de Mayo de 2014

Canales

No puedo decir nada mejor que es realmente triste ver partir a una persona como Edwin. No es sólo por la imagen congelada del niño que contagiaba con su sonrisa y entrecerrar de ojos tan característica. El hombre que fué estoico ante la adversidad de una afección tan despiadada. Si con el pensamiento iluso de que los hijos no deberían morir antes de los padres, talvez los amigos que tenemos cierto hálito de sensibilidad no deberíamos coleccionar las partidas de los que queremos.

Pero somos ilusos. Nunca es lo que queremos. Nunca va a dejar de doler la muerte de los que escribieron líneas de nuestra historia. No es cierto que la madurez es la aceptación complaciente de lo que está fuera de nuestro entendimiento. La luna llena de esta noche nos recuerda lo amargas que son las propias lágrimas a través de la garganta, porque sabemos que llegará el glorioso día gris cuando dibujemos nuestros nombres en las nubes sin temor a que de las letras se desangren de cuervos, a devorarnos lo más trémulo, porque llegará el día en el que no distinguiremos el sueño de la muerte o del rostro de aquel entonces.

En este mundo, en este instante, resta escuchar desde los registros de la memoria, la voz del que hoy conoció lo eterno….

 …en un mundo paralelo, un niño, en 1987 juega al futbol en el patio del colegio de las monjas, sonríe y entrecierra los ojos, como para ralentizar el tiempo.


 Managua, 18 de Marzo de 2014

Poetscheiße

O la poesía como secreción, según #houellebecq



Foto cortesía de Elena Pereyra

Melancolía

Durante una crisis de depresión, al director de cine Lars Von Trier, le dijo su terapeuta que los personas depresivas tienden a actuar mas calmados que otros en momentos de presión extrema. Esto porque ya esperaban que las cosas salieran mal.

Este filme deja entrever que talvez este estado, en el cual también me sumerjo con relativa frecuencia,  sea naturaleza del don de poder ver lo álgido.... donde la melancolía flirtea antes de rompernos la vida.


Nudo de la garganta a los dedos

Los acelerogramas de hoy en gentil sincronía con las ondas de audio de Tristan e Isolda de Wagner. Las niñas chapalotean, pero no saben que puedo ver las gotas suspendidas durante horas el el metronomo elefante hace lo suyo.. aún el mundo gira a una velocidad orbital de150 kilometros por segundo.


Acotamiento

Gélida noche. En la jardinera, en la punta de plancha del Boulevard, nuevamente profanábamos la entrada a la ciudad, hacíamos el amor con carnal fruición, como si fuese a acabarse el mundo. En los estertores de la cópula, tras su espalda en movimiento, inusitadamente pude ver sus blancos dedos plegarse cual si dibujara entrecomillas al aire, como si en la fatuidad del subconsciente se mofase del decoro de la ciudad pernoctante en ese Domingo. Treinta años, la jardinera sigue ahí, al pasar en bus, sutilmente entrecomillo al aire como para burlarme del tiempo, porque invisibles aún tenemos dieciséis y seguimos haciendo el amor... en ese mismo sitio.

5/3/14

Título

Escucho en el perifoneo anunciar la muerte de alguien a quien mencionan como Master en Administración de empresas con mención en Mercadotecnia Juan Pérez.

Y aunque no le conozca, con todo todo mi corazón, le deseo paz eterna al título, lejos de un mundo tan atestado de ellos.

16/2/14

Tanto espacio subrepticio...

...tanto


Corazón de piedra

Querida Jeanette:
Se me ocurre que los poetas nos hemos apresurado a abrir los ojos al nacer, que el aire fétido del mundo charneleó pulmones y obligándonos a ver el mundo como ralentizado. Debimos soportar las quemaduras de un sol borroso que a golpe caduca el oprobio del nacer. Si, yo creo que abrimos los ojos demasiado pronto, y las sombras a través de lo acuoso fueron cuervos negros hambrientos de tiempo. Cuando al fín aprendimos a dormir con almohada encima de la cabeza te apareciste. Un buen día te escuchamos cantarnos cual arrullo de alguien que conocimos antes de imaginar el cataclismo de nuestra existencia. Dedicamos muchas lunas a olerte a través de las ondas del a.m buscamos dicha en la umbría de las notas de tu canción, hasta llegar a imaginar que podríamos hacerte el amor a través de la oscuridad. En un mundo paralelo, el viento era tus dedos de ángel pasando por el cabello.
Dicen que Manuel Alejandro tituló originalmente la canción que compuso para vos como "Corazón de piedra", pero esta parte no encajaba en la entonación. Razón por la que sustituyó el término “poeta”. Eso vos lo sabes mejor que yo. Se me ocurre creer que el autor sabía lo que hacía, habría hecho una autopsia de un poeta. Descubrió que en la bolsa izquierda, talvez como un fallo de fábrica, cargamos un lastre de materia frágil in extremis.
Ya ves Jeanette, para algunos, la infancia fue solo un sueño de muerte, no te culpamos  pero ciertamente a algunos alienados, nos tocastes con tu voz, que sigue incólume mientras seguimos esperando la adultez en un columpio. Y nos seguís doliendo hace rato ya y ni te percatas de ello. Has desgastado una melancolía sin razón de ser,  ver esos tus ojos tan diáfanos mar de misterio, tan transparente pero colorido tan inglés y tan español es un fetiche desgastado, y esa voz tuya apeada desde el mismo firmamento. Jeanette, nos herís la garganta por dentro, y nos comprimís a reventar las válvulas cardíacas, decirte es menos que inefable y el color kaki fué crónica de perdición. El paraíso que nos ofrecías era en extremo agridulce, sembramos nuestros delirios en tus ojos de mar cristalino. Quien sabe como luzcas hoy ¡Maldita sea! Para los ilusos intérpretes de una poesía que igual ya existía has de ser así de bella como lucís en ese video. Sé que llegará el glorioso día gris cuando dibujemos nuestros nombres en las nubes sin temor a que de las letras se desangren de cuervos, a devorarnos lo más trémulo. No distinguiremos el sueño de la muerte o tu rostro de aquel entonces con el de ahora. Aunque nunca nos lleguemos a conocer nos consuela que nos hayas recordado que no somos los alienados que creímos, que es necesario reconocer la otredad a traves del lente de la lobreguez.

Te dejo, Jeanette, que me toca hacer play nuevamente.



31/12/13

Trombosis como aproximación

Habría sido esta la más larga noche, pero el trinar de pájaros y los primeros rayos de sol a través de la neblina. Ya eran setenta y ocho años de amaneceres, pero este era indefectiblemente especial. Como cuatro horas antes, nuevamente, cantó noche de ronda.

Luna que se quiebra
Sobre la tiniebla de mi soledad
Adonde vas
Dile que la quiero
Dile que me muero de tanto esperar
Que vuelva ya…
Ya

(silencio)

Ella aún se acercaba a la frontera, eran cuatro días sólo. El amor se secó antes que la lágrima, los últimos días, meses, años, fueron idénticos, te puede sorprender como muere de a poco la sorpresa. Empero, era un día singular.
Cocina. Café negro, huevos, papas fritas con todo y cascara, dos Belmont extra suave y un trago de extra seco. Su “Les Miserables” de cabecera aún abierto en la cama, no pensaría nunca más en el historial de Bovarismo en su casta. Para él era el día, con ansia casi adolescente la esperaba desde hace tiempo, era el día.
A eso de las once de la mañana encontró maneras de sacar a los que quedaban en la casa, para los efectos de su encuentro, estos sobraban. Enllavó las puertas, se encerró en su alcoba a esperar. El teléfono sonaba, pero todo era ya trivial.
Tres horas después, luego de botar las puertas le encontraron tirado en el piso, espuma en boca, con los ojos perdidos viendo el ajedrezado del cielo de plywood. Ella aún visaba en la frontera. Y aunque su cuerpo pasaría aún tres días en cuidados intensivos, el buen hombre ya habría realizado de una vez ese encuentro postergado con la muerte.

Hay rituales, una casta de hombres, vistos al revés del espejo como sagrados perros negros, quienes exudan de singulares formas el tormento de la comprensión del infinito.

27/11/13

Leonel

Tan alto rugió, 
desde sus charneleadas, 
pero impolutas entrañas, 
que aún tergiversado
en los ecos de la estulticia, 
se escucha el eco.


13/11/13

Arquitectura, rol y desmitificación.

Intervenía un día de estos en una de esas charlas de copiar-pegar conceptos "bonitos" de Arquitectura, interrumpí dije algo que necesitaba evacuar sobre mis pensares - pesares, émesis de este oficio que tanto admiro tanto, tanto como le deploro:

"Y disculpen la superposición del cliché, talvez sea verbo y no sustantivo. Excede, por mucho al edificio construído. Y disculpen la negación del cliché que queda corto al concebirla simplemente como el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes reunidos bajo la luz."

Como un juego, empecé a hacer consideraciones previas a una propuesta de redescubrimiento.

Vitruvio se ocupó de hacernos entender el concepto de funcionabilidad y belleza como condición sine qua non para concebir la obra arquitectónica y junto con los conceptos y frases de colección de los arquitectos de antaño, invariablemente languidecen ante la realidad actual de la profesión. Amén de los cuestionamientos de la antigua escuela, la influencia de los gráficos digitales ha influido en la manera de hacer edificios. Se puede ser más productivo en crear un set de planos, pero el mercado impera más oferta que demanda efectiva que ha conllevado a una competencia asimétrica en la disciplina. Con una legislación de protección al oficio absolutamente nula, y un mercado de contrataciones de estado con muchos vicios y  falencias estamos a merced de oligopolios o miseropolios (si se le puede llamar así). Salvo contadas excepciones de buena práctica. Contadas.

Y claro que por definición la figura del Arquitecto consiste, en un amplio sentido, en facilitar un techo a sus semejantes. Con la fuerza del conocimiento, experiencia, sensibilidad y una gama de posibilidades tecnológicas a disposición. A partir de la revolución industrial el Arquitecto estaría en la proa del rediseño de una civilización ahora emancipada. Pero con el tiempo, el triunfo del poder económico sobre las ideas, ha avasallado el ejercicio del Arquitecto, cuyo ejercicio está siendo puesto en tela de juicio desde hace un tiempo. Dentro de esto también caben los architectstars de revistas a los que muchos estudiantes quieren parecerse, fuera de las esqueletos metálicos organicistas no hay que indagar mucho sobre la obra cara de Calatrava para encontrar más de un clavo legal, la Zaha no está exenta. Y eso no es nuevo, el célebre arquitecto sueco Gunnar Asplund murió de estrés. Patético conocer que en su lecho de muerte Asplund le preguntó a su hijo si todo el esfuerzo había merecido la pena. El hijo de Kahn hizo una película para poder conocer a su fallecido padre. De Jørn Utzon, la historia revela que  fué maltratado en medio de la construcción de la opera de Sidney por el gerente de obras públicas al punto que tuvo que abandonar la obra y no querer saber más de ella. También a las mujeres les ha tocado lo suyo, aparte de ser ignoradas en grandes o pequeñas firmas lean porqué Sophia Hayden Benett no volvió a trabajar en Arquitectura después de haber ganado a los 21años el concurso para el Fortalecimiento de la Mujer, que formaría parte del World´s Columbian Exposition en Chicago. Ni a Louis I Kahn, Frank Lloyd Wright o Charles Rennie Mackintosh les fué bonito al final de sus días, talvez pagaron el precio de su genio y el mal karma que dejaron a los que les rodeaban y querían pero eso es otra historia.

De vuelta en un pequeño país, hay clientes que te obligan a hacer diseños de revistas, se autodenominan arquitectos frustrados, te piden un ¨dibujito¨ "baratito" y te dicen que conocen a un chavalo que hace 3d, cobra la mitad de lo que vos y lo hace en unas horas. Trabajar para otros arquitectos también puede ser una joya, otro además de mi persona que también haya sido puteado por Lorena Zamora Rivas o Mario Salinas sabrá de esto, si con nombre, aprovechando el espacio. Es patético, hay presión para hacer, desde la universidad hasta la muerte, nos volvemos noctámbulos a fuerza, eso no lo caracterizan otras carreras como la medicina, pero a diferencia del doctor especialista, no está llena la sala de esperas con consultas de cien dólares por hora. Desvelo, desvelo, todo es urgente, todo es dinero que se pierde por minuto, es lo que importa, desafortunadamente somos humanos y debemos impulsar a la vez las presiones del flujo sanguíneo con cantidades onerosas de café, Coca Cola o redbull. Usar lentes es afán hipster para estudiante y obligación para el experimentado. En redes hasta alardeamos que pasamos de paso un Domingo, a mí suena terrible verlo escrito como un ardid del oficio, un día de estos hacía mofa de mí un irresponsable ingeniero estructural por pedirle reunirnos un domingo, dado que el falló a nuestra reunión del sábado, ¿Qué se hace si la entrega es el Lunes? La verdad que nadie más entiende es que a uno le preocupa su proyecto, a nadie más como a uno, desde que el cliente te da el sí, por eso este oficio es un poco solitario, no podes delegar la mayoría de las cosas importantes.

En mi país estamos lerdos ante impulsar una ley de colegiación y aunque reconozco que es muy cómodo criticar de lejos, sin conocer detalles puedo decir que ANIA es una entidad a la que nunca le conocí horizonte tangible, COAN tampoco ha tenido apoyo de los involucrados, no sé, digo lo que desde mi burbuja veo. Por otro lado, mientras los nuevos educandos extienden sus competencias, pero también otras universidades inescrupulosas ofrecen doble titulación estudiando sabatino por tres años. Nunca, NADIE, jamás dijo nada al respecto de estas barbaridades y eso me hizo molestarme, en definitiva, con todas las instituciones abanderadas del oficio.

Veo que se arman congresos internacionales, cursos de postgrado, sin desmerecer el intelecto y el afán de crecer, hoy día, con buen dinero, seso y esfuerzo, no debe ser muy complicado llenar la pared de títulos de postgrado. Las universidades están a tope de ofertas y los profes que antes estabán a distancia se han tenido que convertir periódicamente en agentes de venta. Por doquier veo renders bonitos, muchos, de concurso. Pero no hay una discusión en profundidad sobre la problemática del oficio superpuesto a las realidades del mercado. Hay ilusión de estabilidad, pero a excepción de los protegidos por empresas, por su volumen de trabajo o del cobijo de instituciones de gobierno, muy pocos tienen expectativa de jubilarse dignamente, todos llegamos a viejos es un axioma que el oficio acelera. Enfermedades cardiovasculares ¿Alguien?

Afortunadamente o no, el arquitecto ha sido formado con una visión generalista, un director de orquesta el hombre sintético que reclamaba Gaudí. La industria de la edificación, o los edificios se convirtieron en moneda de cambio y de pronto son los ingenieros, abogados, agentes de bienes raíces, economistas y políticos tienen más influencia y provecho sobre cómo se hace arquitectura hoy que el que fue preparado con este fín. La otrora autoridad y glamour del ideal arquitecto aún subsistiría en esas novelas mexicanas con interiores bonitos diseñados por interioristas, y los de las revistas donde todo ego cabe.

Y estas reglamentaciones de proyectos que transmutan al vaivén de eso que le llaman ¨música¨ de reggaetón, sin duda con buena intenciones, pero inflexibles. La ventanilla única dejo hace mucho de ser única.  El tiempo y costo de hacer trámites ante instituciones no lo entiende nadie, ni uno mismo, entonces nos convertimos en gran parte gestores. Pero aquel arquitecto libre, creativo, responsable y honesto está en vías de extinción. Un objeto obsoleto en una sociedad reconfigurada al vender, a cumplir con el presupuesto a convencer, aunque ni nosotros nos la creamos.

No hombre,  este oficio es otra cosa, no siento nostalgia de lo que vivió Vitruvio, Mies o Le Corbusier porqué yo no lo viví ni lo haré. Los contextos son otros, este oficio con tanto desvelo a la orden te hace añicos el conteo de neuronas en la azotea y nadie aspira a una trombosis gratuita.

Algunos maestros y nombres menos famosos me han influído,no aparecen en revistas, no les prepocupa crear frases clichés para copiar y pegar. Seguramente, si no han fallecido, están trabajando, no hablan mucho, hacen mucho, dotados de una inteligencia singular, han impreso entusiasmo y admiración en los que le rodean, no tienen nombres rimbombantes en italiano o francés: Patricio, Carlos, Claudio, Nelson, Ernesto, Mateo, Marcela, Gustav, el estudiante que me dió las gracias no sé porqué. Existen otros que no son arquitectos, pero gente de principios que aún cree en la humanidad. Y tu familia, que si ha sobrevivido con vos las ausencias es de envidiar

He escuchado eso de la autoevaluación de las universidades, algunas veces participé invitado por la UNI, luego fuí excluído, pero el concepto es realmente poderoso. Sentarse a cuestionar lo que se está haciendo y enmendarlo, sería iluso pensar que nos vamos a reunir cinco para sendo ejercicio, es una actividad que debería empezar desde cada uno, nos corresponde autoevaluarnos sino como arquitectos, como humanos que nos hace común haber tomado la decisión de haber estudiado esta carrera con la pasión de las realidades de los grandes arquitectos, los arquiestrellas internacionales o los grandes profesionales nacionales que nos preceden, pero no perdiendo la superposción perspectiva, este es otro tiempo, otra realidad, otra economía, no podemos cambiar nuestro entorno ¿Podriamos reinventarnos creativamente, con cierto hálito de dignidad, menos engreimiento o sumisión crematística?

Sabemos que muy cerca de nosotros hay alguien que necesita nuestro servicio: La casa, la fachada, la supervisión, el mueble, una postal navideña, artes gráficas, diseño de videojuegos, juguetes a escala, estructuras efímeras, sostenibilidad, organizar un evento. Tomar una decisión de vida para una familia que quiere cobijo exige la opinión experta de alguien con mucho entusiasmo que quiera darle una respuesta de calidad. Hay toda una discusión sobre estos temas en España, a propósito de la crisis inmobiliaria que al contrario de amilanar a sus miembros les ha hecho repensar el oficio.. un ejercicio digno de ser replicado: ¿Han escuchado del comisariato en Arquitectura o de creación de contextos o aprender a programar? Eso es avance significativo, diseñar nuevas formas de hacer.

Pero no se puede hacer, si no se tiene preocupación por mejorar, hasta en lo más elemental, los renders son bonitos, venden, y como dice Glenn Murcutt: podés crear la ilusión de una arquitectura terminada sin haber depurado un necesario proceso. Hay mil maneras de resolver un detalle de techo, una correcta y hay una razón por la que hay que poner cortagotas en las losas, hay nuevos productos para impermeabilizar y hay que saber cuánto cuesta una puerta. Ser enfermizo para el detalle como para el documento, una oquedad en un contrato y una cifra mal calculada ha arruinado (llevado a la cárcel) a más de uno en este oficio. Una preocupación personal es el cuído de la gramática y la ortografía, cuando aprecias tu idioma, no corrés el riesgo de hacer el ridículo para hacer una carta de presentación de servicios, es un comienzo.

La arquitectura ha muerto a como le conocíamos y merece ser reconocida en sus nuevas formas, más allá de un inane concepto, sustentado por el visor de la experiencia, relativo a los nichos de oportunidad de creación en el amplio sentido.

¿Deberiamos reinventarnos? ¿Deberíamos aprender programación? ¿Podemos realizar un emprendimiento por vías alternas sin poner en riesgo nuestra dignidad como arquitectos? Conozco muchos de mi generación que están posicionados en la industria de la construcción y el diseño y desempeñan muy bien su rol, hay otros casos singulares que captan mi atención, gente que se ha reinventado en roles paralelos a la arquitectura. Un buen ejemplo es éste Arquitecto de algunas generaciones posteriores a la nuestra llamado Tupac Amaru Espinoza quien a través de una plataforma denominada "Taller Plural" establece dialogos directos con la poblacion generando sinergía y proyectos de mejoramiento urbano. Sin alarde ni bulla, con un espiritu de creación, de hacer a mano. Es esta la clase de profesional que puede dar buen nombre a tan degradado oficio.

No te equivoques, no estoy frustrado más que inconforme, si me sintiera conforme, estaría muerto. Aunque a veces sea difícil pagar las cuentas, nada es fácil en el mundo de los que no somos infantes. No soy ni remotamente el mejor en mi carrera, pero me esfuerzo por hacer que esto funcione. Me encanta la carrera que escogí, nadie mas que nosotros puede entender el dibujar con los dedos en el aire, o cuando entrecerramos los ojos al redescubrir un detalle gracioso en la revista o en la casa del vecino, las catenarias invertidas de gaudí, oler el cemento, acariciar la muestra de estuco y al hacerlo, junto a nosotros alguien que no tenga idea nos mire con un afán lastimero, como a un idiota talvez. El amor al espacio, la luz, la textura. Replicar el genio de los maestros de la arquitectura.. ¡Uf! es un placer inefable, pero con todo y bolsas en los ojos, es muy nuestro.

La mente evoluciona casi obligatoriamente por el incremento de las vicisitudes sucedidas por experiencia. En mi opinión, a la Arquitectura, el día de hoy, como elección de vida, la percibo como un proceso iterativo de reinvención necesario para recrear un concepto propio.

Desde mi modesto punto de vista, el oficio de arquitectura, demitificada a golpe, sería un proceso cíclico de vida consistente en Idealización-Construcción-Destrucción-Reconstrucción.

Tarea en casa

Ingenuo levanté la mano y dije “Nosotros como Arquitectos...”, el resto del auditorio explotó de risa ante semejante afirmación… ¡Já! Como si nos mereciéramos sendo apelativo, a sólo días de haber ingresado a la universidad.

A dos o tres sesiones de haber iniciado en la clase de Introducción a la Arquitectura, inusitadamente, Nelson Brown nos pidió un diseñar un encargo especial, lejos de un edificio...una caja de lustrar. Debo decir que me causó cierta desilusión el tema, en principio me pareció inadecuado, pero traté de emular una respuesta de la que distaba de estar conforme. Yo que aún trataba de digerir el ejercicio anterior de describir el  trayecto de mi casa a la universidad y su relación con la Arquitectura, pues, más allá de lo obvio.

Poco después, en la materia de diseño Introductorio, enfrentábamos la entonces (aún) incomprensible parafernalia teórica de Porfirio García, se encendían las llamas de los juegos de azar de los diseños, para tener cierto éxito académico o pasar con el mínimo puntaje, las propuestas debían ser acordes con el fetiche estético del profe. Toda una escuela.

Hubieron múltiples ejercicios que consideré inútiles o talvez no pude captar en su esencia y paulatinamente consideré las arbitrariedades de los maestros como males talvez necesarios. Al fin y al cabo, un día cambiaría la tiranía de la imposición de la idea por la compra-venta de interpretaciones del diseño. Luego supe que este ejercicio de la caja de lustrar era una especie de legado de los tiempos de docencia del Arq. Brockmann.

Y sin embargo, no hemos perdido la partida, está fuera de mi alcance reconocer la conciencia del maestro sobre su ejercicio en el tiempo,vacío de emoción debo confesar, que mientras mis maestros mueren, he reconceptualizado las variables del diseño de esa caja de lustrar, que empezamos a diseñar, hace casi veintidós años, que no existirá físicamente.....ni requiere hacerlo.

 Talvez, esa mística de elucubrar por deporte, sea en esencia, mi interpretación del El espíritu de las gallinas  del que habla en su escrito José Ramón Hernandez.

Instalación - Banksy

9/11/13

Déjà vu

En esa ocasión, ví a este joven, cruzando la calle, entre un mar de gente, en la estación del mayoreo. Tendría 17 o algo, de lejos pude leer en su rostro diáfano, la desesperanza, el epítome de la tristeza, pude ver más: ese joven estaba en pos del inminente encuentro con el desastre. Sentí tal pena ajena por este joven, que quise llamarlo, pero me abstuve.

¿Porqué me recordaba tanto a mí?

¿Porqué demonios creí poder tener el valor moral, yo mismo, para salvarlo?

En la estación, como suerte de cámara lenta, veo pasar muchos rostros, siento compasión de la gente, pero por algún motivo, no quiero que me vean, menos tener contacto físico o verbal con nadie. Hoy, siendo día de muertos, descubrí razones para no visitar la lápida de mi padre.

De nuevo, el cielo está total y gloriosamente gris.

8/11/13

Alejandro de la Guerra: Atlas de arte, de arrogancia.

Algunos apuntes e imágenes sobre el taller de curaduría impartido el pasado 17 de Junio por Santiago Olmo, comisario independiente y crítico de arte español. Auspiciado por el Centro Cultural de España en Nicaragua como soporte a las propuestas artísticas en torno al poema ¨Soledades¨ de Góngora y para iniciar un debate sobre el ejercicio de curaduría artística.











Audiopropuesta en soundcloud 



¿Qué hago yo en tal lugar, no siendo artista, menos curador?
Pues apliqué para una invitación abierta de CCEN para una propuesta artística alegórica a Góngora, mi propuesta ha sido una intervención del espacio  auditivo, nada complejo, sin rebuscamientos teóricos a profundidad. Conocí el poder del audio en el festival de poesía de Granada del 2012 cuando hicimos la puesta en escena de "La puesta en el sepulcro" de CMR, había una parte de esta que involucraba un audio del poeta diciendo "Por estos aires de Granada, mi Granada". Cuando hicimos la primer prueba, surgió tan vivido el poeta en la atmósfera, que sentí por un momento que lo habíamos hecho revivir, sentimos al insufrible Carlos Martínez, muy nuestro.

Es genial poder cultivarse en algo de lo que uno no es especialista, ser diletante en diversos ámbitos por disfrutar, sin bullas, alardes o títulos. Especialmente por evitar el lastre de defenderme ante los más versados o los que ocupanla crítica como un podio de avasallamiento.

Cuando llegó el momento de presentarme entre los asistentes, ya se habían presentado asistentes como Patricia Belli reconocida en el ámbito pues tenía que decir mi nombre y lo que hacía. Etiquetas innecesarias que tuve que lidiar. Todo iba bien hasta que me han pedido presentar mi propuesta. A cinco minutos de iniciar, un artista visual me increpa en público de manera agresiva.

¿Quién sos vos? ¿Qué haces aquí? Yo no entiendo de tu presencia en este lugar, no tenía palabras en el momento, cuando me decidí, fuí interrumpido por la directora del CCEN quien mencionó que en realidad la charla estaba diseñada para los aplicantes, y como fueron pocos, decidieron invitar adicionalmente a otros artistas, él incluído. Fué tortuoso terminar, aunque admito que podía defenderme solo y que fué bueno que otra persona lo hiciera por mí, pues en general el balance fué bueno.

En del curso aprendí del Atlas como una colección representativa del arte en determinado sesgo, pero también tuve la oportunidad de lidiar nuevamente con el Atlas del Ego, ya no silencioso, celoso de exclusividad, reclamando sus propios espacios de figureo, poniendo a la gente no etiquetada en estratos del arte como inferiores.

Hay muchos Alejandro de la Guerra, para mí sólo un ejercicio de escritura.

7/11/13

... como un poeta.



Morir
En el viento
Del suicida.
.
Morir combatiendo
La única muerte
De un guerrero.
.
Morir
Por el filo del sable
De muerte ritual.
.
Morir
Sabiendo
Que morir no es
Más que mejorar
El instante último.
.
Morir de olvido
Como morimos todos
Finalmente, a los pies
De un tiempo criminal.
.
Morir de rosas
De crisantemos
De flores de ciruelo
Atravesadas por un grito.
.
Morir del otro lado
Del mundo
Donde haya un guerrero
Bajo el sol.
.
Morir imperial
Sin pedir perdón
Matando al enemigo
Y siendo muerto por él.
.
Morir
Caudillo del cielo
Solitario jefe
De un idioma.
.
Morir
Con el sol en la frente
Como mueren los nuestros.
.
Morir
De rodillas al sable
Al símbolo divino
De los tiempos.
.
Morir
De caballos desbocados
De ideogramas en la frente
De seppuku, al amanecer.
.
Morir
Del otro lado
De las cosas.
.
Morir con honor
Por el acero entrañable
Decapitado por el camarada
Más querido.
.
Morir de mar
De isla
De antiguos corceles
De estampido.
.
Morir
De sangre nueva
Junto al escudo medieval
De los guerreros.
.
Morir
Y olvidarse de un mundo
Sin honor.
.
Morir incomunicado
Aislado por el ruido
Que el enemigo trajo
Para ayudarnos
A morir.
.
Morir con honor
Como un samurai
Como un poeta.

Yukio Mishima.