Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





8/9/11

De mi abuela, de mi madre, de la pesca.





Mi madre cambió medio siglo de atardeceres de pesca con mi abuela por razones que solo ella sabe.

No sé!

Talvez por otros ríos pedregosos, fríos y menos abundantes.
Canjeó cielos azules por neblina, por un un cielo no tan amplio, no tan suyo, no tan nuestro.
Cambió tierra seca y desquebrajada y ajonjolí por pastos.
Talvez todo fué por amor al viejo Ticho, en el Estelí de antaño.
Se que me dirá lo que quiero escuchar y es lo que no quiero.
Mujeres y sus misterios.

Empero,

Sé que en Villanueva le esperan
una rama, tuco e' nylon y anzuelo
encebado con mucha dignidad creo.

Empezar de cero, tal vez no es mas que solamente un reflejo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario