Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





27/11/14

No vive ya nadie en la casa

Un poema de César Vallejo
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario