Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





22/6/15

Feliz Día

Me cuesta traspasar este bocado por la boca.
Me escondo de las personas alrededor mío.
No soporto esta cabanga que sin avisar me visita
Carraspeo la garganta con frecuencia
Como para quitarme este metal de la garganta.
Quiero refugiarme en el suelo
Me resisto a moverme
Tengo un pánico que me lleva la gran puta.
No quiero que me sorprendan llorando
Nada tiene sentido
Náusea

Diseño unas etiquetas de encargo en azul y amarillo
Dicen en fuente "impact" un logo que reza
Feliz día.


21/6/15

Azimuth

Lost in traslación

Paré el taxi, el pasajero rubio, visiblemente asustado pone su mano en el asiento que estoy supuesto a tomar mientras balbucea ininteligible al taxista. Le dije en tono agrio y jocoso "Don't worry fellow, I won't kill you" el quitó su mano y le dije en mi pobre inglés cómo podía pedir transporte expreso en una próxima vez. Le comenté de los grupos de expats en redes sociales, él se dirige a su compañera y susurra en alemán. Aposté a decir "entschuldigen Sie für Ich glauben dass Sie werden nordamerikanischen" para intentar pedír disculpas en incipiente alemán por cometer un común error de estereotipado. Llegamos a galerías, ellos se disculparon y despidieron en incipiente español. Puede haberse perdido algo en la traducción, pero el lenguaje del pánico a ser asaltado nos hace comunes. Es otro día en Managua.

Muertos de hambre

Al hombre común tampoco le es completamente ajeno el estigma, sin embargo, el terror a sufrir le evita la decepción que conlleva el riesgo. El artista está indefectiblemente orientado a estrellarse en el farallón del desengaño y suele transmutar a otro cuerpos,con la sospecha de encallar nuevamente. No es difícil advertir, que en el devenir de tal peregrinaje, muchos adolezcan de una trágica incapacidad para vivir. Desde tiempos inmemoriales son supervivientes de la condena de exclusión y desarraigo en una sociedad dominada por la vacuidad del prejuicio.


18/6/15

El espíritu de la colmena

Recién he descubierto esta película llamada “El espíritu dela colmena” de Victor Erice filmada en 1977. En mi experiencia, una especie de mirada a través del ámbar, de la espesura de la morbidez infantil y que aborda con singular suspicacia la posibilidad de apreciar la muerte en un sentido plástico. Ana se ha impresionado al ver la película Frankenstein, alterando su perspectiva del temor sin perder sesgos de aparente ingenuidad que la habitan y capturan al espectador a lo largo del filme. El fragmento retrata el fugaz extravío de Ana, en una argamasa de sensaciones que oscilan entre ingenuidad y lobreguez; con su cuerpecito la niña reta un tren en marcha.
Ana juega a desdibujar la delgada línea que separa la lucidez de la infancia de lo que indefectiblemente desaparecerá al crecer.