Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





9/5/12

CMR declama La puesta en el sepulcro

...
Cuando ya no me quieras
y no podamos estropear nada
porque nada estará vivo y confiado.


Cuando tú te hayas ido
y yo me haya ido
y los de la música se hayan marchado
y el portón se cierre
(dentro pasan el largo fierro por la argolla
asegurando con la correa el cerrojo,
y soplan los candiles
y las mechas se quedan humeando);


diremos: ”Algo se ha perdido.
No mucho. Nunca es mucho. Pero
algo esencial —un culto, un lenguaje,
un rito— está perdido”....



No hay comentarios:

Publicar un comentario