Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





24/6/12

Fotografía PM y la Managua impersonal


En 1992 viajé a Managua por motivos de estudios, no eran los planes habitarla más de 20 años, hace un tiempo he tenido inquietudes por la fotografía y en el lapso de auto aprender he descubierto el valor de la fotografía como ayuda de memoria urbana. Hoy en día es normal ver cambiar las fachadas de las gasolineras, pero parafraseando al poeta CMR, rito se ha perdido, la ciudad envejece tras carcasas que ilusionan fútil cambio. Dentro del centro financiero Lafise yacen los restos del otrora Banic Oscar Perez Cassar. Ya ven, no suelo vagar mucho, pero conozco algunas calles y sus detalles. Mi trabajo como Arquitecto muchas veces me obliga a trasnochar por lo que recorro la Managua a todo mecate para llegar a casa “a salvo” de bolos a volante, delincuentes en los semáforos o, peor aún, policías de tránsito.

Después de un primer proyecto de video casero llamado Managua PM he retomado el tema de hacer algunas fotos de noche.Luego hice  Nightcam Managua, una simulación de cuatro cámaras a manera de camaras de vigilancia de la ciudad. Pero quería experimentar con fotografía nocturna de larga exposición, esta vez haciendo paradas en sitios que me interesaban. Eso es un reto en ciertos lugares de esta ciudad que te acalambran. Así que detrás de cada imagen hay una historia breve, un deseo de hacer, pero terminar rápido.

Los rituales previos para la foto son: Sacar papelero siempre presente en mi viejo corolla de 96, guardar el trípode ya extendido en los asientos posteriores preparar los settings de la Nikon D5000 para larga exposición (20 a 30 segundos), combustible, agua fuente pura 1.5 lts y prepararme psicológicamente paea posibles adversidades en la calle. Me siento como Aron Ralston, el chavalo de mi peli preferida 127 horas antes de irse de aventura a Blue John canyon, pura adrenalina, a mi manera. Generalmente cuando hago la toma de fotografías y edición de estas, Ileana y las niñas duermen, ella sabe que hago casi a escondidas. Esto no paga las cuentas del mes, al contrario, pero me hace sentir fenomenal.

La primer fotografía la hice en el puente peatonal que queda carretera a Masaya, antes de la Rotonda Jean Paul Genie. Estos puentes peatonales de Managua son reconocidos por ser peligrosos, no me consta, pero sólo el rumor hace mella en la opinión, 7:30 pm aún tráfico de hora pico, empezó una llovizna leve, pero no quería abortar el ejercicio, confesaré que me aterran las alturas así que me pasaré el detalle de las piernas temblorosas al subir la oscilante estructura que más parece un gallinero aéreo con rótulos. El puente se mueve y me ha arruinado la primera toma de 30 segundos, estoy configurando a 20 cuando empieza a subir una pareja..jodido! me altera y empiezo a sudar, su vestimenta no me dice nada de sus intenciones, cara o cruz, a ver que pasa, mientras me hago el disimulado espero que pasen, listo! Fue eterno este cruce, no quiero toparme con gente y ya me quiero ir. Otro intento fallido, el puente se mueve demasiado. Así que este fué mi ultimo intento.


Al otro día me fui a un lugar que me interesaba, este es a una cuadra al este de la Petronic del semáforo Jonathan Gonzales, uno de los mas peligrosos de la ciudad, aquí es bastante oscuro y solo monte hay en primer plano pero hay una perspectiva singular del centro de Managua con algunos edificios recientes. Salí a las 9:00 pm, antes de ir al sitio hice parada en la gasolinera y no ví gente caminando por esos lados, así que me rifé manejé rápido me parqueo en la acera, saco el trípode rapidito enfoco, y click, a esperar 30 segundos, en lo que estoy esperando que se déel proceso, de la nada veo que se acercan 4 muchachos a escasos sesenta metros de donde estoy, quería apagar la cámara y no hacerlo cuando en eso se termina de hacer la toma, metí la cámara con todo y trípode y salí a todo mecate al lado de Metrocentro. Me quedé pensando si estos muchachos que iban a pasar me quedaron viendo como loco o se quedaron afuscados por no haber podido hacer “el día” conmigo, quien sabe, para mí esto de andar de noche en la calle es paranoico. Pero por algún motivo lo disfruto.




Unos días después, tipo 10:00 pm fuí a encontrarme con una fachada inusual del Centro financiero BAC, la cual me parece espléndidamente proporcionada. Aquí no había que temer, al contrario, los guardas del lugar estaban como atentos a mi inusitada actividad. El cielo estaba relampagueante, así que mi objetivo ya no era una foto de larga exposición sino capturar rayos tras el edificio, después de mas de una hora atrapé este.



Al regresar del trabajo a la casa en Linda vista me tentó asomarme al malecón, para mi sorpresa, la concha acústica estaba deliciosamente iluminada para foto. A pesar de que hay guerdas en el sitio, no deja de crearte una sensación de inseguridad toda la penumbra al oeste de ahí. Y en un espacio tan amplio me preguntaba porque se me acercaban dos chavalos, que rollo tan molesto no poder aislarte para estos menesteres, pero hice ver la incomodidad y pasaron a  escasos 5 metros. Me molesta juzgar a la gente por la apariencia, a veces uno se hace ideas erróneas y al parecer los chavalos eran tan turistas como uno. Bueno, a aprovechar el momento, tomé como 120 angulos diversos, elegí los dos que mas me gustaron. Quise pasar por catedral, y el otrora Palacio pero era ya muy tarde y tenía dos llamadas perdidas de Ileana.




Mi úlima intervención fue hace dos semanas, a pesar de lo iluminado que está el sitio, el parque está en penumbra y no es agradable pasar por dentro de éste, estaba por brisar, y me tenía que dar prisa, quería experimentar panografías en este ambiente, había llevado a mis hijas de Francella de 8 y Brissa de 3, estaba en el medio de la plazoleta, inquieto por estar pendiente de las ninas y de las fotos, en eso se me acercó una familia de turistas locales y me empiezan a preguntar porqué estoy haciendo esto, no sé si en ánimo curioso o qué pero tenia una nueva distracción y la lluvia ya se nos venía, la familia se fué, las ninas se me perdieron de vista para percatarme que en cierto momento estaba solo. No sentía como una buena idea haberlas traído, y es que se habían ido al parque oscuro. Suficiente! Tengo las muestras, quisiera más, pero será después.. después. Aún tengo trabajo con una panografía de la catedral pero con esta del Palacio estoy contento.




En medio de todo este alboroto sin sentido en esta ciudad sin sentido, la colección va tomando forma, la estoy llamando, al menos en la plataforma fb Managua Impersonal. Es que esta ciudad puede gustarme o no gustarme, pero lo que es definitivo es que no me pertenece, aunque vivo en ella y de ella, no la siento mía, desde el 92 soy una suerte de turista extraviado aquí. Tengo deseos de tomar una foto desde el hospital militar hacia el norte, pero para esto, tendré que investigar a qué horas no hay trabajador@s sexuales que me interrumpan. Esto último que he escrito suena a todo, menos lo que quería decir. Lo que sí dejo patente es mi intención de seguir retratando esta Managua, la impersonal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario