Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





27/12/11

Breve reflexión de año viejo.

He ido de visita a Esteli la semana pasada en ocasión de navidades. He descubierto a mi madre orando de rodillas por mí una de estas madrugadas, no había una razón particular para hacerlo, dificultad, enfermedad etc. Debo decir que sentí culpa por no hacer lo mismo, por no ser un hijo ejemplar, por cuestionarle mas de una vez, su ciega compasión me incentiva una firme convicción por mejorar como persona y a estar consciente que lo que sucede a mi alrededor es producto de fuerzas superiores a mi mismo y quienes oran por uno estoy mas que seguro que son escuchados, o si prefieren, en lenguaje no judeocristiano, es buen karma. Como ustedes quiero hacer propositos de cambio, como es tipico para empezar como reloj el 1ro de enero, pero no somos tan precisos para iniciar hasta el célebre primer dia del año verdad , empecemos hoy, ahorita, sintámonos bien con base en llevar adelante nuestros sueños viviendo de forma, "correcta" en lo que nuestra base de valores refiere. Abandonado la anhedonia que me habita desde hace tiempo, fuera de cursilerías y sabiendo que hay mucho por lo que asentir negativamente les sugiero que sientan compasión por los que quieran, la compasión tambien es amor, quieran a los que los quieren, quieranse a si mismos, quieran a su prójimo.

Feliz año nuevo 



“Que vuestra caridad no sea una farsa: aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados, en el espíritu manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades del Pueblo de Dios; practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que ríen estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde. No presumáis de listos. No devolváis a nadie mal por mal. Procurad la buena reputación entre la gente. En cuanto sea posible, por vuestra parte, estad en paz con todo el mundo”
Carta de San Pablo a los Romanos, 12: 1-2, 9-18

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada