Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





31/12/13

Trombosis como aproximación

Habría sido esta la más larga noche, pero el trinar de pájaros y los primeros rayos de sol a través de la neblina. Ya eran setenta y ocho años de amaneceres, pero este era indefectiblemente especial. Como cuatro horas antes, nuevamente, cantó noche de ronda.

Luna que se quiebra
Sobre la tiniebla de mi soledad
Adonde vas
Dile que la quiero
Dile que me muero de tanto esperar
Que vuelva ya…
Ya

(silencio)

Ella aún se acercaba a la frontera, eran cuatro días sólo. El amor se secó antes que la lágrima, los últimos días, meses, años, fueron idénticos, te puede sorprender como muere de a poco la sorpresa. Empero, era un día singular.
Cocina. Café negro, huevos, papas fritas con todo y cascara, dos Belmont extra suave y un trago de extra seco. Su “Les Miserables” de cabecera aún abierto en la cama, no pensaría nunca más en el historial de Bovarismo en su casta. Para él era el día, con ansia casi adolescente la esperaba desde hace tiempo, era el día.
A eso de las once de la mañana encontró maneras de sacar a los que quedaban en la casa, para los efectos de su encuentro, estos sobraban. Enllavó las puertas, se encerró en su alcoba a esperar. El teléfono sonaba, pero todo era ya trivial.
Tres horas después, luego de botar las puertas le encontraron tirado en el piso, espuma en boca, con los ojos perdidos viendo el ajedrezado del cielo de plywood. Ella aún visaba en la frontera. Y aunque su cuerpo pasaría aún tres días en cuidados intensivos, el buen hombre ya habría realizado de una vez ese encuentro postergado con la muerte.

Hay rituales, una casta de hombres, vistos al revés del espejo como sagrados perros negros, quienes exudan de singulares formas el tormento de la comprensión del infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada