Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





16/1/12

Gente que desaparece


Volteando los ojos, oraba arrodillado y pegando su oído al muro, repetidamente él pedía ser ftiráptero.
Se desvanecen los ecos del agua cayendo de la pileta. Delores, en su voluptuosa toalla estampada, ignora que su primohermano quiere morirse oliendo el shampoo de miel impregnado en su aún húmeda cabellera castañirubia.
Lunas, cripta, un punto casi inmóvil sobre la madeja craneal que aún crece, adherida a la otrora gloriosa osamenta.

Hay gente que pide no sufrir, hay gente que en el intento, simplemente desaparece.


No hay comentarios:

Publicar un comentario