Bipolaridad


Asfixiarse con la propia saliva, contraer pupilas, girar la vista como buscando pistas en el ambiente, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario.





30/8/11

Ya no te espero

Ya no te espero.
Me robastes mi cabello negro,
mi enésima neurona,
mi energía a futuro,
mi ticket de expreso al pueblo
me arrecha, si es que
hasta mi pretérito pluscuamperfecto
me engañaste,
yo lo supe
pero me quedé callado
como reencarnación
en forma de perro
yo no te debo,
ya no te espero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario